Hotel Casa Victoria

Nuestra historia

El Hotel Casa Victoria Suites es un hotel de cuatro estrellas ubicado en el municipio de Sant Josep de sa Talaia. Con unas vistas al mar soñadas por cualquier amante de las puestas de sol, de la naturaleza y del olor a mar, el Hotel Casa Victoria Suites es sin duda una de las grades joyas de la isla.

Captura de pantalla 2016-05-18 a las 18.54.13Pero no sólo su entorno lo hace singular. También el trato de su personal marca la diferencia. Tal y como cuenta Joakim, uno de los propietarios del Hotel, “por nuestra casa han pasado a lo largo de estos años desde miembros de la realeza, a deportistas y artistas de reconocido prestigio”. No obstante, pese al gran elenco de personajes famosos, recuerda que “es muy importante para nosotros mantener el anonimato de nuestros clientes para que se sientan como en su casa y puedan disfrutar de las vacaciones soñadas”.

Joakim llegó a Ibiza hace mucho tiempo. Lo hizo con sus padres escandinavos, dos jóvenes enamorados que en su primer contacto con la isla sufrieron otro “amor a primera vista” pero, esta vez, por Ibiza. Apenas unas horas en la isla les bastó para saber que querían pasar el resto de su vida en el paraíso que el destino les había puesto en su camino. Y de eso, ya han pasado algo más de 30 años.

Con el tiempo, lo que en principio empezó siendo una casa se transformó en unos apartamentos, y finalmente, tras una gran reforma llevada a cabo por dos ibicencos “pata negra”, acabó convirtiéndose en el Hotel Casa Victoria Suites.

Para ello fue vital la llegada de estos dos nuevos socios ya que ,desde un primer momento, se ocuparon de renovar la decoración, las habitaciones y todas las instalaciones con el claro objetivo de convertirlo en uno de los grandes hoteles del Mediterráneo.

De hecho, tal y como nos cuenta Rodrigo Medina, uno de los dos socios, “quisimos poner a disposición de nuestros huéspedes todos los lujos soñados, pero eso sí, siempre manteniendo la esencia y la familiaridad que el hotel tuvo en sus orígenes”.

Tres décadas después, Joakim aún echa la mirada atrás y da gracias a sus padres por acercarle a este rincón del Mediterráneo que le ha robado el corazón. Y lo hace hablando en ibicenco como un payés más, mientras come un “bullit de peix” con los dos socios, orgullosos del gran hotel en el que se ha convertido el Hotel Casa Victoria Suites. Sentados en la terraza del hotel, y con un licor de hierbas de la tierra en mano, los tres brindan por esta nueva etapa del hotel mientras contemplan una de las puestas de sol más espectaculares del Mediterráneo.